Esta página contiene información complementaria para el tutorial de creación de guiones que ayuda a quien quiera aprender a escribir historias.

Para el caso de crear cómic es fundamental disponer o entrenar nuestra capacidad de escribir una historia interesante y bien contada. Escribir una historia y contar una historia no es lo mismo, para el caso del cómic escribimos la historia en la etapa de creación del guión y contamos esas historias después por medio de imágenes secuenciales.

Hay que tener presente que el hombre tiene la capacidad de creer y emocionarse por cosas que sabe que no existen o que no son ciertas. Lograr ese efecto en el lector es el objetivo que se busca, y para ello se debe entender la estructura de un relato y los puntos claves que lo transformarán en una historia interesante de leer.

Si llegaste hasta aquí te encuentras probablemente en el mismo proceso que estoy yo, aprendiendo a crear buenas historias. He recopilado algunos consejos que me parecen interesantes o me han servido, tal vez a ti te sean de utilidad también:

Contextualiza

Ten muy claro en el ambiente o género en el que va a estar tu historia antes de partir escribiendo, deberás buscar una forma sencilla de definirla. Al lograr ésto ya tienes la base para construir todo a partir de ahí.

Básicamente me refiero a la idea que tienes en la mente y que luego vas a convertir en una historia. Por ejemplo:

Quiero escribir una historia de terror y ficción que relate el escenario inmediato de la segunda guerra mundial en donde la Alemania nazi resulta vencedora gracias al descubrimiento de una ventaja tecnológica.

Como ves tienes la idea y el género dramático, lo cual es suficiente para comenzar a desarrollar tu relato.

Encuentra el corazón de tu historia respondiendo a estas preguntas:

¿Por qué debes contar esa historia y no otra?. Ej. porque es novedosa, porque busca enseñar, porque aporta a un determinado género, etc.

¿Qué alimenta la motivación de tus personajes?. Ej. la sed de justicia, el amor, la amistad, la curiosidad, la aventura, etc.

Piensa primero en el lector

El mundo del lector al momento de escribir es un completo misterio, desconocemos quien leerá nuestra historia, pero sin duda nuestra obra está dedicada a ellos, por tanto, lo primero que deberemos tener claro es que lo que resulta interesante para ti como escritor, puede no serlo en absoluto para el lector y lo deberemos tener presente hasta finalizar de escribir. Entonces cómo saber qué resultará interesante de leer?.

No podemos saberlo, sin embargo, debemos dedicarnos a complacer al lector con algunos trucos que a todo el mundo (o la gran mayoría) les gusta encontrar en una historia.

  1. Dale al lector al menos un personaje con quien se pueda identificar, es decir un personaje bueno o que hace lo correcto. No tiene por qué ser el protagonista.
  2. Los lectores deben tener tanta información como sea posible desde el principio, deben saber lo que está ocurriendo, en donde y por que sucede. Eso los llevará a anticiparse al final en base a sus propias conclusiones, y de paso los motiva a llegar hasta la última página para saber realmente como termina la historia.
  3. No podrás complacer a todo el mundo, deberás descartar de plano a un segmento de lectores que sabrás que no van a leer tu historia. Difícilmente a un lector de romance le guste tu historia de terror.

La importancia de los personajes

Toda historia tiene al menos uno; el protagonista, no tenemos que pensar que un personaje es una persona, puede ser un animal, un ser inanimado, un elemento de la naturaleza, un ser de ficción, etc.

  • Es importante que los personajes de tu historia sean consistentes, con personalidad identificable, que tengan una meta (por muy pequeña que sea). Finalmente un personaje es más admirable por lo que intenta que por lo que consigue realmente.
  • Al lector le gusta (aunque no lo reconozcan) que a uno o más personajes les ocurran cosas horribles dentro de la historia, y más les gusta conocer la forma en como se sobreponen a ese sufrimiento. Ofrece una razón que guíe al personaje, haz que tenga muchas probabilidades en contra durante gran parte de la historia.
  • Los personajes no deberían ser muy pasivos dentro de la trama de tu historia.
  • Empatiza con las reacciones de tus personajes, piensa como te sentirías tu en esa situación. La honestidad aporta credibilidad a situaciones increíbles.
  • Tienes que identificarte con las situaciones y los personajes; no puedes limitarte a escribirlos. ¿Qué te haría actuar de esa forma?.

La estructura

Para contar una historia deberías seguir ésta estructura:

  1. Había una vez un…“. Aquí presentas al lector el lugar y ambiente donde se desarrolla la historia para que este sepa de que se trata y donde se desarrolla. En esta etapa también deberían aparecer los personajes y las metas que los mueven.
  2. Cada día…“. Esta parte describirá las acciones que se desarrollan, principalmente por los personajes, y que hacen avanzar la historia.
  3. Hasta que un día…“. Las acciones cotidianas de la etapa anterior son quebradas por uno o más eventos que se consideran como el conflicto que se debe enfrentar.
  4. Entonces…“. Nuestro personaje deberá decidir qué hacer y cómo va a enfrentar el conflicto, hasta aquí no sabemos aún si lo va a resolver o no.
  5. Hasta que finalmente…“. Aquí está gran parte de lo bueno de la historia. Son las acciones que ejecuta el personaje y que lo llevan a un resultado independiente si es favorable o no.

 El gran final

Pienso que el final lo es casi todo en la historia, todo gira en torno al desenlace. Es más, algunos escritores recomiendan escribir o al menos tener claro el final antes que la mitad de la historia. Normalmente, en una línea de tiempo dentro de tu historia, los hechos deberían suceder lo más cerca del final como sea posible.

Siempre termina de escribir tu historia, inclusive si no te gustó como quedó. Tendrás que seguir adelante y hacerlo mejor la próxima vez. Ningún trabajo es una pérdida de tiempo, sino funciona, déjalo ir y sigue adelante; volverá a serte útil después.

Otros consejos

  • Todas las frases del texto deben cumplir al menos una de estas premisas (sino las dos): definir a un personaje o hacer avanzar la acción.
  • Cuando estés bloqueado, haz una lista de lo que NO debería suceder a continuación. Muchas veces el material para desatascarte aparecerá así.
  • Pon aparte las historias que te gustan. Lo que te gusta de ellas es una parte de ti; tienes que reconocerlo antes de poder usarlo.
  • Ponerlo sobre el papel te permite empezar a arreglarlo. Si lo dejas en tu cabeza como una idea perfecta, nunca lo compartirás con nadie.
  • Descarta la primera cosa que aparezca en tu mente. Y la segunda, tercera, cuarta, quinta… Aparta lo obvio de tu camino.
  • Aprende la diferencia entre hacerlo lo mejor posible y preocuparte por detalles sin importancia. Escribir una historia es experimentar, no refinar.
  • Un ejercicio: selecciona los componentes básicos de una película que no te guste y reorganízalos para convertirlos en lo que te gusta.

Fuente: Recopilación de información de mi propia experiencia, de los 22 consejos para escribir una buena historia de Emma Coats (ex trabajadora de Pixar) y de lectura variada en Internet.