Es fundamental, para casi la totalidad de nuestros cómic, que éstos sean leídos por la mayor cantidad de personas posibles, de lo contrario no tendría mucho sentido crearlos. Y hoy, sin duda, es más fácil que nunca hacer llegar nuestros cómics a los demás o al menos ponerlos a disposición pública.

Existen dos plataformas principales de exposición de tus trabajos; los medios digitales (principalmente Internet) y los medios impresos. Para estos últimos existen además dos modalidades; la autogestión y la impresión por medio de un editor.

Considero interesante abordar éste tema en tres partes: Publicación web, auto gestión y publicación con editoriales. 

Publicación web

Es lo más práctico, económico y fácil, si eres aficionado, si estás empezando o si simplemente buscas contar una historia (que es el fin esencial del cómic), incluso te puede servir si aspiras a que alguien importante en el mundo del cómic vea tu trabajo y te contacte.

Existen tantas alternativas para poder publicar cómic por Internet que a veces distraen al autor. En resumen, puedes mostrar tu trabajo por tres vías que usan Internet:

  • Sitios especializados en portafolios para artistas gráficos como deviantart.com o de publicación de cómics como theduckwebcomics.com (en inglés), subcultura.es o tucomic.es (en español), incluso en algunas web de editoriales, especialmente independientes, te permiten publicar tus trabajos de manera gratuita. Básicamente te creas una cuenta (usuario y contraseña), subes tu mismo el contenido a la plataforma y lo difundes entre la comunidad del sitio o públicamente.
  • Redes Sociales y Blogs que se ajustan a las necesidades como Instagram, Facebook, Twitter, wordpress, blogger, entre otras, que a pesar de no ser especializadas en el tema de los cómic permiten publicarlos y además difundirlos gracias a las capacidades propias de éstas plataformas.
  • Sitios propios, ofrecen un alto nivel de personalización pero requieren más dedicación en incluso una inversión económica dado que debes comprar un espacio de alojamiento y un dominio. Te recomiendo que si escojes esta opción, trata que alguien más la diseñe y tu te dediques únicamente a subir contenido y obviamente a dibujar. Te lo digo por experiencia propia, le dediqué demasiado tiempo a labores de diseño de esta web y finalmente terminé bajando WordPress e instalando un blog como sitio.

Puedes utilizar (como muchos lo hacen) una combinación de estos sistemas pues se pueden complementar e integrar perfectamente, especialmente la redes sociales, que tienen el potencial de difundir fácilmente tu trabajo, así lo hago yo con facebook y twitter.

No hay mucho más que les pueda comentar al respecto, si dar algunos consejos que considero importante:

  1. Si empezaste a subir tu historia de manera parcial considera una cierta periodicidad y un término, en especial cuando hay personas que la siguen, no debes defraudar a tus lectores. Trata de comunicarte con ellos en los comentarios y usa la interactividad.
  2. Para lo anterior es conveniente que tengas listas al menos varias páginas por adelantado que te den tiempo de tener material para subir mientras preparas más material.
  3. Si te ves un poco complicado de tiempo, trata de generar contactos de colaboración, a veces entre tus propios lectores puedes encontrar a alguien que te ayude. Si tu cómic está generando dinero, deberás compartir parte de este con tus colaboradores, por el contrario, si tu trabajo es “por amor al arte” únicamente, debes decirle a tus colaboradores que no habrá paga antes de que empiecen a trabajar contigo.
  4. Publica tus cómics en horarios claves, en especial por medio de las redes sociales. Serán más susceptibles de ser leídos si publicas los fines de semana o si lo haces entre las 08:00 y las 12:00 o entre las 18:00 y las 23:00 de cada día.
  5. Optimiza las imágenes para que sean cargadas rápidamente por tus visitantes y estos no se vayan antes de leer tu historia por que no les cargaban las imágenes por ser demasiado pesadas.
  6. Utiliza letra clara, de tamaño adecuado, cuida la correcta ortografía y la gramática.
  7. Recuerda que todo giran en razón de contar una historia y no debes olvidar nunca aquello.

Autogestión

Se resume en una palabra: FANZINE, y un fanzine es una revista hecha por aficionados a un tema en particular. En resumen es una revista “hecha en casa” con los recursos disponibles (recortes, fotocopias, impresiones, collages, o lo que se te ocurra), se imprimen normalmente pocas cantidades, las que regalan o venden a un público generalmente acotado o específico. Su fin es entregar un mensaje más que generar utilidades.

Hoy en día la mejor opción es realizar armar el contenido en una computadora (dado que no necesitas tener una tan potente) y luego imprimir en una impresora a inyección de tinta dado el bajo costo de impresión, en especial si disponemos de una con sistema continuo de tinta.

Hacer un Fanzine debiera ser cosa sencilla. Pienso hacer pronto una especie de tutorial de cómo hacer uno pues me parece interesante y divertido.

Básicamente necesitas tener el contenido y armarlo tu mismo en una computadora o pedirle a alguien que lo haga por ti para poder imprimirlo correctamente por ambos lados del papel, de modo que al plegar y compaginar la revista, cada página muestre el contenido lógico y correcto.

Publicación con editoriales

Suena como a algo inalcanzable para un autor nobel pero la verdad es que hoy en día no es una opción tan lejana. Si requiere de una inversión monetaria importante que tiene como resultado un producto profesional y comercializable.

Pero ¿qué es una editorial?: es la empresa especializada en realizar la parte del trabajo posterior a la creación de una obra (cómic en nuestro caso, pero también libros, revistas, folletos, etc.), normalmente las editoriales especializadas acompañan el proceso desde la creación del guión hasta la distribución final, incluso organizan los eventos de firmas y exposiciones.

En resumen les entregas tus dibujos, ellos ordenan las páginas, corrigen los textos, coordinan con la imprenta y distribuyen la obra.

Las editoriales normalmente financian todo el costo de las acciones anteriores, y obviamente todas las ganancias resultantes de la venta de la obra son administradas por ellos, quienes te entregarán tu parte, la cual ha sido establecida previamente dentro de un contrato.

Por lo anterior, la mayoría de las veces, las editoriales deciden qué y a quienes publican, proyectando el éxito comercial del autor y su obra. Por tanto será difícil que una editorial publique a la primera una obra de un autor nuevo.

Publicaciones de baja demanda

Como dije antes, hoy en día ya no es inalcanzable poder ver tu obra impresa en calidad profesional como sería si publicaras con una editorial. Existen en la actualidad, gracias a los avances tecnológicos, una especie de híbridos entre las editoriales y la autogestión; Las editoriales de baja demanda, que son empresas dedicadas a la impresión con medios profesionales, de obras en cantidades que generalmente parten en los 20 ejemplares. Además el servicio considera además parte del trabajo de la editorial como la corrección y maquetado del contenido.

Este tipo de empresas son ofrecen la posibilidad directa a los autores de ver sus obras impresas con calidad profesional y no los obligan a tirajes de miles de unidades, lo cual es difícil de conseguir si eres un particular que apenas se las rasca con el dinero que tiene.

La desventaja de las impresiones de baja demanda es que a menor cantidad de ejemplares, más alto es el costo unitario de éstas. Por ejemplo para 50 ejemplares de 50 páginas con portada a color e interiores en blanco y negro te puede salir de costo aproximadamente $ 2.200 (pesos chilenos) lo cual te obliga a vender tu obra a un precio que en nuestro país poquísimas personas pagarán. Por eso, si dispones de dinero hay que tratar de optar a cantidades mayores para ir reduciendo el costo unitario y así no perder dinero al vender.